La mesa de la Paz


  • administrators

    ¿Habéis tenido alguna vez que resolver pequeños conflictos con vuestros hijos?¿A veces están enfadados con ellos mismos y no sabéis cómo actuar?
    La metodología Montessori utiliza un recurso estupendo para estas situaciones, os contamos de qué se trata y cómo poder utilizarlo.

    La mesa de la paz no es más que un pequeño espacio que se crea en casa para llamar a la calma y fomentar el diálogo. No ha de tener grandes dimensiones, tan solo estar al alcance de los niños y siempre disponible. La mesa de la paz( o el rincón de la paz) debe tener una superficie donde habrá una cesta en la que vamos a ubicar diferentes elementos, y además debe tener dos pequeñas sillas o taburetes para poder sentarse a dialogar.

    ¿Qué tenemos dentro de nuestra cesta?
    -Un reloj de arena que nos ayudará a medir el tiempo en las conversaciones que mantengamos y poder establecer turnos.
    -Una planta natural, dado que la naturaleza nos hace sentir bien y provoca tranquilidad en los niños.
    -Elementos naturales como arena, piedras, hojas, piñas......que el niño pueda observar, manipular y abstraerse en ellos.
    -Un elemento sensorial que sepamos que al niño le produce calma, en este caso puede ser desde un peluche suave que le gusta acariciar, como un objeto con olor entrañable que le relaje, e incluso un pequeño instrumento cuyo sonido le guste especialmente como un palo de lluvia.
    -podemos incluir lápiz y papel por si el niño necesita expresar por escrito lo que siente.
    -Por último, añadiremos una pequeña campana que tocaremos solo cuando el conflicto se haya resuelto.

    Es importante tener en cuenta que el uso de la mesa de la Paz es voluntario, no como el "rincón de pensar" al que de forma habitual se "manda" a los niños que vayan y que pueden interpretar como un castigo.

    Para poder usar la Mesa de la Paz es importante que el niño sea capaz de identificar y expresar sus emociones, escuchar al otro, tener empatía, paciencia....de modo que es un recurso útil desde aproximadamente los tres años.

    La forma de usarla es sencilla, una vez se produce el conflicto se invita al niño (y si hay más implicados también) a ir a la mesa y poder trabajarlo. Es más que posible que en múltiples ocasiones no quiera utilizar la mesa, no dejéis de ofrecerla, el uso de la misma requiere de un tiempo de aceptación. el niño se sienta y pone en orden sus pensamientos, puede mientras manipular cualquiera de los objetos que hemos ubicado.....y por turnos se expone la situación mientras el otro implicado(si lo hay) escucha pacientemente. Una vez expuesto , se ha de llegar a un acuerdo, no se trata de buscar culpables si no de encontrar soluciones.

    Animaos a probar, en casa o en el aula es un recurso sencillo y que trabaja la paciencia, la escucha, la expresión y el autoconocimiento de nuestros niños.

    Seguro que habéis vivido situaciones complicadas y nos podéis contar cómo las solucionasteis. ¡Nos encanta escucharos!


Accede para responder

Has perdido la conexión. Reconectando a La mesa de la Paz.