Revolución en la educación


  • administrators

    Comienza la cuenta atrás, los plazos se abren en unos días y los padres tienen que tomar una de las decisiones más difíciles: ¿A qué colegio llevo a mi hijo? Los medios nos ofrecen los ranking de los mejor posicionados, los centros hacen sus jornadas de puertas abiertas, pero poco sabemos sobre aquellos centros que, de forma excepcional, trabajan en sus aulas de modo poco convencional, ¿un ejemplo?, el colegio Joaquim Ruyra en Barcelona.

    No dejéis de leer el reportaje, descubrimos cómo se puede aunar el libro convencional con las nuevas tecnologías y el material manipulativo, cómo no sólo los maestros son los que enseñan, por qué el silencio no es tan bueno en el aula como hemos creído hasta ahora, y por qué no, que los maestros no lo saben todo y que no pasa nada por admitirlo.

    Una genial manera de educar.

    http://www.elmundo.es/papel/historias/2017/03/19/58ca8b8ee5fdea672d8b46ad.html



  • Estupendo artículo. ¡Gracias por compartirlo!

    Da mucho que pensar... Me encanta la idea de que la propia comunidad de padres y vecinos colabore activamente, que los profesores investiguen activamente leyendo y poniendo en marcha las últimos métodos de enseñanza y que, como dicen en sus propias palabras "evidencien su falta de conocimiento" para que la vergüenza no sea una traba en el aprendizaje y que no confundan "comunidad de aprendizaje" con anarquía y caos en las aulas. También resulta especialmente interesante que los alumnos interpreten las evaluaciones individuales como un premio y que tengan claro que este tipo evaluación tiene que estar presente, ya que en otros centros "alternativos" parece que se demonizan.

    Los resultados también son asombrosos y sobre todo teniendo en cuenta la movilidad de los alumnos, así como las situaciones socieconómicas, pero con lo que me quedo sin duda es con la idea de que realmente esta escuela se ha convertido en un "oasis" tanto para los estudiantes como para el barrio. Así deberían sentirse todas las escuelas...De verdad que es digno de admiración la implicación de todos, la creatividad y el espíritu que le ponen. ¡Olé por la Escola Joaquim Ruyra!



  • ¡Absolutamente maravilloso! ¡Y absolutamente de acuerdo! Ojalá sea el camino que sigan todos los colegios del mundo... Leer esto me ha recordado lo que me decía estos días mi peque de 8 años... justo antes de Semana Santa tuvieron semana cultural en el cole, donde hicieron todo tipo de actividades colaborativas... entre ellas llevar su cuento favorito y leérselo a un alumno de infantil... algo tan sencillo como esto le fascinó, le hizo sentirse importante poder enseñar algo a un pequeñín. Ayer antes de acostarse para volver a la rutina escolar, me dijo que durante la primaria todo debería ser como esa semana cultural... son pensamientos de un niño de 8 años que nunca escuchamos, pero que deberíamos... podemos aprender todo de nuestros niños, ellos tienen ideas maravillosas y geniales... que los adultos nos encargamos de matar con la estandarización de la escuela... una verdadera pena.



  • @María2017 ¡Toda la razón! ¡Yo también recuerdo la Semana Cultural del colegio como lo mejor del mundo! Era la ocasión en la que todos nos sentíamos más unidos, los profesores estaban más relajados y felices y supongo que también más aprendería porque tengo grabados a fuego experiencias de esas semanas.
    Conclusión: ¡¡¡Aprender siendo felices es aprender más y mejor!!!


Accede para responder

Has perdido la conexión. Reconectando a Revolución en la educación.