Mi hija, ¿puede estar sufriendo acoso?



  • Mi hija tiene 9 años y está en 3º de Primaria. Es una niña muy buena en casa, con los compañeros de clase a los que ayuda cuando no entienden algo, la mayoría de las veces en perjuicio suyo ya que en el horario de deberes (después del comedor) explica y enseña a los demás, dejando sus deberes para casa. Hace Smartick desde que cumplió 4 años y eso le ha ayudado muchísimo académicamente para comprender las clases.

    El problema es que por su nobleza y vulnerabilidad, ya que todo se lo toma muy en serio, los compañeros han visto en ella un motivo de mofa, burla, etc. Ayer estuvimos hablando con ella porque le veíamos triste y un poco apática y nos confesó que sus compañeros "tienen razón" al decirle que es tonta. Después de hablar con ella durante más de una hora, le medio convencimos de que eso lo dicen, entre otras cosas porque ven que ella se enfada fácilmente y eso les satisface. Decir que este trato es solo con un grupito muy reducido, pero suficiente para que ella se infravalore a sí misma. Con el resto de compañeros fenomenal, y todos ven en ella lo que realmente es. Solemos hablar muchísimo con ella, pero tenemos mucho miedo de que esto pueda ir a más y que llegue un momento en el que se convierta en un verdadero problema.

    Me gustaría que alguien nos pudiese orientar un poco. ¿Qué podemos decirle? ¿Cómo debemos actuar? ¿Lo estamos haciendo bien?


  • administrators

    Agradecemos mucho que hayas compartido con el resto de padres Smartick la situación que está viviendo vuestra pequeña y la preocupación que de ello se deriva. Es más que probable que otros padres se sientan identificados con lo que estáis viviendo e incluso tengan consejos que daros según sus propias vivencias.

    Es fundamental que sigáis hablando con ella , que sienta la confianza de mostraros cómo se siente y los motivos que lo generan. Nuestro consejo es que, además de dedicar tiempo a estar con ella, escuchar e intentar comprender sus sentimientos, trasladéis vuestra preocupación al centro educativo de vuestra hija, que habléis con el tutor o tutora y les hagáis partícipes de la situación para que ellos puedan observar e incluso intervenir en el ámbito en el que se está produciendo esta situación.

    Puede que sea un malentendido entre niños (sin ánimo de quitarle la importancia que puede tener), o una simple llamada de atención por parte de aquellos que la están ofendiendo. Sin embargo, ahora que lo sabéis, es el momento de intentar hacer lo posible para evitar que continúe y que vuestra niña vuelva a ser la de siempre, con su motivación y sus ganas de hacer las cosas lo mejor posible.

    Para nosotros es un orgullo que lleve tantos años con nosotros y que además de lo que ha aprendido en cuanto a contenidos, sea capaz de compartirlo tan generosamente con el resto de compañeros. Un síntoma clarísimo del dominio de lo aprendido y de su buen corazón y compromiso.

    Por nuestra parte le dejaremos un mensaje cariñoso al inicio de su sesión.

    Queridos padres Smartick, ¿alguno está pasando por una situación similar? Compartirlo puede ayudar a algunas familias que están pasando por lo mismo.

    Gracias por confiar en nosotros.



  • Muchas gracias por la respuesta.

    Así lo haremos. Si hay padres que sospechan de algo, que no lo duden, que hablen sin presiones con los hijos y les muestren su confianza para que ellos puedan desahogarse. Al principio dan rodeos para evitar hablar de ciertas cosas, pero al final acaban contando todo con pelos y señales.



  • Mi hijo, que siempre iba contento al colegio, de repente y sin motivo aparente empezó a no querer levantarse,argumentando que estaba muy cansado y que no podía ir al colegio.....evidentemente iba cada día y la situación empeoró, ya no es que no quisiera levantarse, es que o hacía llorando y hasta con rabia. No entendíamos nada en absoluto, por más que le preguntamos era imposible obtener respuestas. Hasta que un día le dijimos claramente que estábamos aquí para cuidarle y escucharle y que si no sabíamos lo que le pasaba, difícilmente le podríamos ayudar.....eso le hizo al tiempo cambiar de opinión y empezó a contarnos lo que le pasaba en el colegio. Un niño se reía de él porque era un llorica y eso a él le enfurecía, le hacía llorar más y eso aumentaba las burlas, se creaban círculos viciosos que estaban minando su ánimo.
    La opción que creímos más acertada fue la de hablar con su tutora, que nos escuchó amablemente y trabajó con su clase al respecto de las burlas, los insultos y el respeto. La situación ha cambiado mucho, pero tenemos que trabajar con nuestro hijo en casa, tiene que aprender que esas burlas no llevan a ningún sitio y a darle valor a los comentarios que de verdad puedan ser importantes.
    Su ánimo ha vuelto a ser el que era, y aunque aún hay días en los que sale enfurruñado, nos lo cuenta y juntos intentamos relativizar o no la situación.


Accede para responder

Has perdido la conexión. Reconectando a Mi hija.