Mi hijo miente....


  • administrators

    Si, una de las cosas que menos nos gusta a los padres es que nuestros hijos nos mientan, y además es muy difícil saber si solo nos mienten a nosotros o si mienten a otras personas, bien sean adultas o de su misma edad....¿Cómo saberlo? es complicado teniendo en cuenta que el ambiente que controlamos es el más próximo, en el caso de los padres el propio hogar.

    Pero, ¿por qué mentimos? Es más sencillo de lo que creemos, mentimos porque queremos ser aceptados en un entorno, y desde muy pequeños nos han enseñado que los comportamientos que adoptamos son los que van a determinar la aprobación o no de los demás.En otras palabras, cambiamos la realidad para que sea aceptada por el otro.

    Tengamos en cuenta que no se puede hablar de mentiras a cualquier edad ni en cualquier situación, los más pequeños no distinguen a veces entre la realidad y lo imaginario, les cuesta encontrar los límites entre ambos "mundos". Sin embargo cuando los niños están cerca de los cinco años empiezan a entender el sentido de lo real y lo falso y tienen capacidad de empatía. Es en este momento cuando es más fácil que empiecen a aparecer las primeras mentiras, que normalmente surgen por la "necesidad" de librarse de una situación incómoda, "yo no he tirado la comida del pájaro al suelo", "yo no me he comido todo el chocolate", "yo no he pintado las paredes".....y así lograr la aceptación de los adultos.

    Llegado este momento, ¿qué podemos hacer los padres?

    • Empecemos controlando nuestras reacciones, no debemos actuar de forma desproporcionada.

    -El niño debe tener claro que mentir no es un comportamiento aceptable y que para que confiemos en él es importante que no recurra a la mentira, que además a veces implica a otras personas que terminan viéndose afectadas.

    -Tenemos que hacerles ver que la mentira no es una solución, si han hecho algo que quieran ocultar podemos mostrarles cómo sincerarse, pedir perdón y después intentar arreglarlo (si es posible).

    -Es importante alabar la sinceridad cuando nos cuenten algo que no han hecho del todo bien, recordemos que para todos es más difícil hablar de lo que hemos hecho mal.

    -Y nunca olvidemos que los niños imitan nuestra conducta pero no distinguen entre "mentirijillas" y "mentiras". Predicar con el ejemplo, reconocer errores y evitar mentiras, por pequeñas e inocentes que sean, es en este caso el mejor punto de partida.

    Feliz semana.


Accede para responder

Has perdido la conexión. Reconectando a Mi hijo miente.....