¿Niños mimados es sinónimo de futuros tiranos?



  • Me planteo en ocasiones si estoy maleducando a mis hijos, quiero creer que no es así, pero a veces no distingo entre lo que es una muestra de cariño por mi parte y lo que es sobreproteger, o mimar en demasía. Me he dado cuenta que a veces los niños reclaman más de lo que les doy y si cedo en ese momento estoy "perdido" y ya no puedo decir que no a nada porque si les he dado una concesión antes, no hay por qué negarla ahora.

    Creo que lo controlo, pero me da miedo dejar de hacerlo y que las peticiones de los niños se vuelvan exigencias.
    He oído que los niños se convierten en "tiranos" cuando están muy mimados y desde luego no es lo que quiero, ¿habéis pasado por algo parecido?


  • administrators

    Mimar es una forma de dar cariño. Normalmente el momento de mimos es placentero para el niño y además lo es para el adulto, por ese motivo es importante mantener cierto control y no conceder todas las peticiones de un niño ni estar a su entera disposición, así evitaremos lo que conocemos con el estereotipo de "niño mimado".

    Estamos hablando de niños que reclaman atención de forma constante y que exigen que sus necesidades y caprichos sean cubiertos de forma inmediata, ya que tienen una baja tolerancia a la incomodidad, la demora o a la negación a sus peticiones. No desarrollan recursos para solventar diferentes situaciones ya que están acostumbrados a que el adulto se las resuelva y en muchas ocasiones puede desembocar en baja autoestima.

    Para un niño es muy difícil salir de una rutina en la que sus peticiones o exigencias están cubiertas, lo ideal es no llegar a este punto, pero ¿cómo lo hacemos? Alguna pautas pueden sernos de mucha utilidad:
    -Hemos de evitar la sobreprotección a los niños, ellos necesitan tener un espacio libre para poder actuar y evolucionar sin tener la sensación de que cualquier necesidad será solventada, dejémosles crecer experimentando.
    -Marcar límites es importante en la educación, han de saber cuáles son y entender por qué determinadas conductas no son apropiadas. No se trata de imponer si no de explicar.
    -Los niños necesitan muestras e afecto y cariño pero excedernos en los mismos puede ser tan perjudicial como una actitud autoritaria.

    Educar es una labor complicada para la que no hay una receta universal, pero intentemos buscar el equilibrio y no olvidemos que los niños deben entender el por qué de nuestros actos, así sabrán que no se trata de acciones caprichosas si no que todo responde a un motivo.



  • Maleducamos o mimamos en exceso cuando suplimos el tiempo que no podemos dedicar a nuestros hijos colmándoles de atenciones que no son necesarias. Pueden ser regalos o atención continuada y cuando dejamos de lado nuestras necesidades para complacer las suyas que no siempre lo son. Es fácil que en algunos momentos se nos vaya de las manos, pero creo que siempre estamos a tiempo de rectificar.
    No queremos niños tiranos, queremos niños felices, con ganas de aprender.


Accede para responder

Has perdido la conexión. Reconectando a ¿Niños mimados es sinónimo de futuros tiranos?.